Bacchus de Oro para La Casa de La Seda


La Casa de la Seda de Murviedro destaca a Utiel-Requena con su Oro en los Bacchus 2019



  • El icónico vino La casa de la Seda, hecho con Bobal de cepas viejas, es el ÚNICO ORO de Utiel-Requena en los Premios Bacchus.
  • Además, otros CINCO vinos de Murviedro consiguen medalla de PLATA



Bodegas Murviedro está otra vez de enhorabuena por la Medalla de ORO de los premios Bacchus que ha conseguido La Casa de la Seda, el vino de gama Premium de la bodega valenciana hecho con cepas viejas de la variedad Bobal.

Además, otros cinco vinos han subido al podio con Medalla de PLATA, como los Murviedro Colección Reserva 2015, Murviedro Colección EKO 2018, Audentia Reserva 2015, Audentia Rosado 2018, y ADN Al Desnudo 2018.


Prestigio de La Casa de la Seda

Un jurado internacional ha reconocido en cata ciega la calidad de La Casa de la Seda con una Medalla de Oro de los premios Bacchus.

Se trata del vino más mimado de Murviedro, cuyas uvas de Bobal proceden de la finca El Ardal, con cepas casi centenarias plantadas en 1923 que producen menos de un kilo por planta. Por ello, este auténtico patrimonio enológico se cuida y trabaja con métodos de viticultura ecológica y biodinámica de manera artesanal.

La elaboración de La Casa de la Seda también es muy particular ya que el vino reposa casi a partes iguales en un fudre de roble francés, en tinaja de barro de 37 arrobas de capacidad y en un depósito de hormigón de forma ovoide, en la misma Bodega Histórica de Murviedro del casco antiguo de Requena.

A esta Casa-Bodega-Museo rinde homenaje este vino tan especial con su nombre y etiqueta, ya que en ella se tejían antiguamente las telas de seda que hicieron famosa a su Villa.

El vino La Casa de la Seda 2017 viste un precioso color púrpura, con tonos azulados. El aroma revela las frutas negras y frutillos silvestres, con recuerdos a plantas aromáticas y violetas. En el paladar se presenta amable, fresco, amplio, con taninos sedosos y sensación de fruta madura, mineral, equilibrado con su excelente acidez.




Seis Masters of Wine entre el jurado

El concurso Bacchus está considerado como el certamen internacional más importante de los que se celebran en España. Está organizado por La Unión Española de Catadores (UEC) y es avalado por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y la Federación Mundial de Grandes Concursos de Vinos y Espirituosos (VINOFED).

La presente edición de los Bacchus 2019 se ha celebrado en el Casino de Madrid entre el 7 y el 11 de marzo y han acudido 1.650 vinos procedentes de 22 países productores de los cinco continentes que se han sometido a un jurado formado por 90 catadores, entre los que se encontraban seis Masters of Wine.


Murviedro consigue ocho Oros y cinco medallas de Plata en el primer trimestre del año

Estos seis nuevos galardones conseguidos en los premios Bacchus por Bodegas Murviedro, la filial española del Grupo Schenk, vienen a unirse a las siete Medallas de Oro conseguidas recientemente en los Mundus Vini y Berliner Wein Trophy, los dos concursos internacionales más importantes del mundo que se celebran en Alemania.


José Luis Mascaraque, la gastro-vanguardia del IVAM

Vanguardia y evolución, elementos indispensables en la oferta gastronómica de Mascaraque IVAM



José Luis García Mascaraque, chef, maestro y emprendedor, se aventura desde hace casi un año en un nuevo proyecto gastronómico con tintes artísticos al tomar la responsabilidad del restaurante del museo del IVAM Valencia. Llega al IVAM desde Viva Mascaraque, un establecimiento en el mismo barrio del Carmen, con una oferta innovadora y con una relación calidad-precio excepcional.

Nacido en Herencia (Ciudad Real), España, pero afincado en Valencia desde hace 15 años, se ha encargado de trascender en la formación de cientos y cientos de jóvenes valencianos interesados en el mundo de la gastronomía, desarrollando en ellos la semilla de la curiosidad y el amor por las cocinas que es lo que el predica con el ejemplo día con día desde sus cocinas.



Con amplia experiencia en el mundo de los fogones que van desde un proyecto personal en su ciudad natal, pasando por algunas de las mejores cocinas del mundo como lo son el Hotel Ritz de Madrid, el restaurante español de los Almacenes Harrod’s (Londres) y hasta hace unos meses socio fundador del Restaurante Viva Mascaraque que estaba ubicado en uno de los barrios más icónicos de la ciudad, el barrio del Carmen, aterriza en el museo del IVAM con una oferta diferente, innovadora y con una relación precio-calidad pocas veces vista en Valencia.



En este nuevo proyecto José Luis ha buscado desarrollar un concepto muy diáfano que presente un producto bien trabajado, de muy buena calidad, jugando con los colores, texturas e ingredientes y que al probar cada uno de sus platos, nos lleve a través de un viaje en la evolución y los conocimientos adquiridos con la experiencia de tantos años.

Al estar ubicados en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) la idea es poder presentar platos que transmitan la vanguardia y la experimentación, elementos indispensables en el arte moderno. Cada plato es una creación única que busca plasmar en un bocado lo que la cocina significa para José Luis Mascaraque.



Mascaraque IVAM
INSTITUTO VALENCIANO DE ARTE MODERNO IVAM
Calle de Guillem de Castro, 118 
46003 Valencia 


20 aniversario con novedades en Sierra Norte


Sierra Norte se abre al enoturismo con la inauguración de una nueva bodega en Calderón, Requena




  • Bodega Sierra Norte celebra este año su 20 aniversario y el broche lo pondrá, a mediados de año, con la inauguración de una nueva bodega, ubicada en Calderón, aldea de Requena, y que formará parte de un proyecto global de enoturismo




Veinte años de camino merecen una gran celebración y Bodega Sierra Norte lo hará inaugurando su nueva bodega en Calderón, Requena. Un proyecto de enoturismo que está a punto de culminar en su primera fase, con la construcción de un edificio con una atractiva arquitectura, eficiente y sostenible. La superficie que ocupará la nueva bodega será de 8.000 m2, e incluirá una amplia sala de barricas, sala de catas, tienda, nave de elaboración, zona de embotellado, laboratorio, área de almacenaje y oficinas.

Una vez concluida la obra nueva, se dará inicio a la segunda fase del proyecto, la rehabilitación de Casa Calderón, una bodega de 1900 que fue referente en toda la comarca y que se encuentra anexa. El objetivo será respetar al máximo su estructura original, que cuenta con una zona de elaboración que se convertirá en museo, una capilla, un amplio patio ajardinado y habitaciones que se habilitarán pensando en alojamientos turísticos.

Estos veinte años nos hemos dedicado al viñedo, a elaborar vinos que han alcanzado una dimensión y se han hecho un nombre, pero nos faltaba entrar en un sector que consideramos muy relevante, el enoturismo. Casa Calderón será una propuesta singular y de calidad, que se sumará a la ya existente en la comarca de Requena-Utiel”, comenta Manuel Olmo, gerente y enólogo de Bodega Sierra Norte.

La bodega está rodeada de 50 hectáreas de viñedo, que Sierra Norte ya ha comenzado a cultivar según su filosofía de trabajo, que se asienta en la agricultura ecológica y la sostenibilidad.




Nuevas añadas con certificado ecológico y vegano

Bodega Sierra Norte ha hecho este anuncio en la presentación de la nueva añada de sus vinos, la 2018, que ha resultado muy compleja por la climatología, lo que ha obligado a poner aún más cuidado del habitual en el viñedo.

Ha sido una vendimia de microcirugía, las precipitaciones en la última fase de maduración nos obligaron a aguantar para vendimiar en el momento preciso y se dieron situaciones muy críticas, pero finalmente podemos decir que la añada 2018 es excelente”, comenta Olmo.

Será una añada de gran calidad para los vinos tintos elaborados con Bobal que ahora mismo están en fase de envejecimiento, como Pasión de Bobal y Cerro Bercial Ladera Los Cantos. También lo será para los blancos, dado que la alta pluviometría les ha beneficiado. La bodega se muestra especialmente satisfecha con Mariluna, que se está asentando muy bien en el mercado, poniéndose al nivel de Pasión de Moscatel, plenamente consolidado.

Los vinos de la nueva añada incorporarán, como novedad, el certificado de vino vegano, obtenido hace unos meses, y también el certificado de vino ecológico, con el que la bodega ya contaba desde hace años.



Equilibrio Sauvignon Blanc, nueva incorporación desde Jumilla

La añada 2018 trae una sorpresa más, un nuevo vino para el catálogo de Bodega Sierra Norte. Se trata de Equilibrio Sauvignon Blanc, que viene a completar la familia Equilibrio que la bodega elabora en Jumilla.

Hasta ahora, en Jumilla elaborábamos tres tintos con la Monastrell como protagonista, Equilibrio joven, Equilibrio 4 y Equilibrio 9, y desde hace tiempo queríamos incorporar un blanco. Llevamos seis años trabajando el viñedo con las miras puestas en conseguir la calidad de uva que requería su elaboración, y por fin, con Equilibrio Sauvignon Blanc, tenemos el resultado que deseábamos”, afirma Olmo.

Bodega Sierra Norte cuenta con el grueso de sus cultivos y elaboración en Requena, donde inició la actividad hace 20 años. Hace seis años decidió trabajar también en otras zonas, buscando singularidades climáticas y varietales autóctonos, y recaló en La Roda y en Jumilla, donde también cuenta con bodegas de elaboración y donde elabora marcas como la citada Equilibrio, Olcaviana y 1564.


Roll Connecticut. El nuevo Hit de Lobsterie



Roll Connecticut. El nuevo Hit de Lobsterie

  • El primer lobster bar de Madrid, amplía su oferta de bocadillos con una versión caliente de su icónico brioche de bogavante, un roll de gambón y otro de buey de mar gallego
  • En su primer aniversario, Lobsterie, incorpora además un menú de mediodía a precio cerrado, vinos fuera de carta y servicio take away



En su primer año de andadura, Lobsterie ha conseguido democratizar un producto de la alta cocina como es el bogavante (a través de una propuesta informal de precios contenidos), fidelizar a una numerosa parroquia de madrileños y crear escuela como precursor de otros negocios de temática similar surgidos en la capital a raíz de su consabido éxito. Ahora, el neobistró de la calle Gravina anuncia algunas novedades en su oferta, como la inclusión de nuevos vinos y vinos fuera de carta, de un menú de mediodía a 25 euros y de nuevos bocadillos de delicioso pan brioche: roll de gambón, roll de buey de mar y roll Connecticut, la versión caliente del roll Maine (de bogavante frío) que ha sido y es uno de los platos estrella del establecimiento junto al bogavante asado con mantequilla francesa. 



El lobster roll, un plato nacido en Nueva Inglaterra y que arrasa en países como Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, llegó hace un año a nuestro país de la mano de Lobsterie, un pequeño bistró de apenas 30 plazas y mesas altas que ocupa el local de la desaparecida Barra Atlántica, en pleno corazón del barrio de Chueca. Su artífice es el joven hostelero de origen francés Arnaud Keres, con experiencia en el restaurante Ze Kitchen Galerie de París (una estrella Michelin) y asentado en España desde hace varios años. Arnaud realizó sus prácticas de dirección de sala en Abastos 2.0, en Santiago de Compostela, y de allí pasó a Loxe Mareiro, la taberna marinera de Iago Pazos y Marcos Cerqueiro en Carril. Su complicidad con el equipo de Abastos le llevó a acompañarlos, ya como socio, en su aventura madrileña y cuando esta cerró en las navidades de 2017, Arnaud decidió quedarse con el local para emprender su propio proyecto. 

El concepto de lobster bar lo conoció en París y desde entonces alimentó la idea de replicarlo algún día en Madrid. En Lobsterie aúna el formato americano (roll de langosta con salsas, patatas fritas y coleslaw) con el uso de una materia prima eminentemente nacional y de categoría (bogavante azul gallego que compra vivo en las lonjas de O Grove y Coruña) y con evidentes guiños a su origen francés



UNA NUEVA Y DIVERTIDA FORMA DE COMER MARISCO

En la carta, breve, concisa y pensada para compartir y mancharse las manos sin complejos, reina el bogavante en diferentes versiones, aunque también hay otros mariscos y pescados frescos de procedencia gallega y mediterránea (a excepción de las ostras, que son francesas). Para abrir boca sobresalen las mentadas ostras, con aliño de vinagre y chalota (como las hacía la madre de Arnaud), las croquetas de bogavante, de ligera y sabrosa besamel y rebozadas en crujiente panko, los camarones fritos en harina de garbanzos (una receta a medio camino entre el cucurucho y la tortillita gaditana) y el raw bar, un plato de pescado crudo o semicrudo que varía según el mercado y la creatividad del equipo de cocina y que engloba propuestas como ceviche de corvina, tartar de atún o de bonito, bacalao confitado, caballa curada en sal o salmón ahumado, entre otras. 

Entre los emblemas de la casa destacan la pieza de 600 gramos de bogavante, partido por la mitad, cocinado a la sartén con mantequilla francesa (al estilo de las brasseries de Bretaña y Normandía) y acompañado por unas memorables patatas fritas caseras cortadas a mano, mayonesa de crustáceo y ensalada de col con zanahoria aliñada con pimentón ahumado, y el lobster roll, un brioche dulce de masa madre y harinas ecológicas elaborado ad hoc para Lobsterie por la panadería Amasa (en Majadahonda), relleno de tropezones de bogavante frio (al estilo Maine) con salsa de mostaza. Merece también vítores y ovaciones la única opción carnívora de la carta: el pulled pork sándwich, de carne de cerdo al horno con granos de mostaza encurtida y lombarda, en pan de semillas de amapola, también de Amasa.




MAINE O CONNECTICUC. DOS ESTILOS MADE IN USA

Esta temporada el apartado de rolls de Lobsterie se amplía con tres nuevas recetas: roll de gambón, roll de buey de mar gallego y roll Connecticut que, a diferencia del roll Maine, que se toma frío con mostaza y mayonesa, se prepara con mantequilla y se sirve caliente. Ambas versiones, originarias de Nueva Inglaterra, donde los nativos de ambos estados (Maine y Connecticut) defienden ferozmente su receta autóctona como la originaria y la mejor, pueden pedirse ahora con un extra de bogavante (20 g) por 5 euros más. Una nueva opción de Lobsterie para quienes quieran darse un merecido homenaje. 

La oferta gastronómica del restaurante se completa esta temporada con un menú de mediodía que incluye, por 25 euros, una entrante (a elegir entre las croquetas, los camarones o el raw bar del día), un principal, que puede ser un roll o medio bogavante asado (esta opción, con suplemento de 4 euros), postre y una copa de vino, cerveza o agua. Además, toda la carta puede ahora pedirse también para llevar. 



CÓCTELES Y REFRESCOS NATURALES PARA ACOMPAÑAR EL MENÚ

Lobsterie cuenta con una quincena de referencias de vinos tanto españoles como franceses (incluyendo champagne), además de vinos curiosos, diferentes y de producciones limitadas fuera de carta. Tanto para acompañar la comida como para alargar la sobremesa, es ideal también su carta de cócteles, elaborados con destilados premium y zumos y jarabes caseros. Aquí, se puede optar por clásicos como el Mojito, el Pisco Sour, el Margarita, el Negroni, el Old Fashioned o el Dry Martini, o por el cóctel de la casa: el Lovster, una versión propia y atrevida del Bloody Mary a base de bisque de bogavante. 

Entre sus opciones no alcohólicas pueden encontrarse refrescos caseros, como té helado o limonada, preparada al momento con zumo de lima y agua con gas.



ESTÉTICA AFRANCESADA

Estéticamente el local ofrece un ambiente cercano al bistró francés, con luces bajas, tonos blancos y finas columnas con capiteles, aunque impera la informalidad propia del típico bar abarrotado de Madrid a través de una gran barra y mesas altas. Destacan una escultura metálica del rey de los crustáceos en el techo y la acertada selección musical que anima a quedarse pese a la ausencia de respaldo en sus taburetes. 



Más información:
Dirección: Gravina, 17 (Madrid)
Teléfono: 912 99 23 99
Precio medio: 35 €
Horario: de 13:45 a 16:00 h y de 20:00 a 00:00 h. Cierra lunes y domingos noche
www.lobsterie.com

La gran noche de la gastronomía valenciana


Valencia Culinary Festival celebra la gran noche de la gastronomía valenciana



  • Diez de los mejores cocineros de Valencia se reunieron en el multiespacio Veles e Vents para ofrecer un menú a veinte manos en homenaje a la alta cocina valenciana
  • El evento se ha enmarcado en la III edición de Valencia Culinary Festival, una iniciativa que se extenderá hasta el próximo 10 de marzo




Los cocineros Enrique Medina (Apicius), Ricard Camarena (Ricard Camarena), Begoña Rodrigo (La Salita), Luis Valls (El Poblet), Manuel Alonso (Casa Manolo), Miriam de Andrés (La Sucursal), Alejandro del Toro (Alejandro del Toro), Miguel Ángel Mayor (Sucede), Carlos Julián (Ampar) y Vicente Patiño (Saití) se dieron cita anoche en uno de los hitos más esperados del programa de Valencia Culinary Festival. El festival de la gastronomía valenciana que, desde el pasado 25 de febrero y hasta el próximo 10 de marzo, está teniendo lugar en la capital del Turia por tercer año consecutivo. 

Bajo el título de La Noche de la Gastronomía Valenciana, los diez cocineros elaboraron para el público asistente a Veles e Vents (el multiespacio gastronómico ubicado en la Marina de Valencia) un menú a veinte manos en el que se puso de relieve la riqueza de la despensa local y la calidad, el ingenio y la creatividad de cada uno de los chefs participantes. Chefs reconocidos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras y con una filosofía culinaria en común: la del respeto al producto y a los sabores tradicionales del entorno en que se ubican sus restaurantes.



La cena comenzó con un cóctel de bienvenida en el hall de Veles e vents en el que se sirvieron los Bocabits de espencat y bikini de anchoas con tomate de Manuel Alonso, las Aceitunas de foie en su hábitat y embutido de gambas rojas con coca de oli de algas de Carlos Julián y cuatro snacks elaborados por Miguel Ángel Mayor. Los platos principales se sirvieron en la tercera planta del edificio, Ventresca de invierno, fricandó y castañas, Arroz con algas y su socarrat, Liebre col y trufa negra, y gamba am bleda, corrieron a cargo de Miriam de Andrés, Luis Valls, Enrique Medina y Alejandro del Toro respectivamente, todo ello acompañado de música y excelentes vinos de la Terra dels Alforins. Y los postres, llegaron en el tercer acto de la noche en el restaurante La Sucursal, Pasión de almendra Marcona y naranja de Alejandro del Toro, Fresas, flor de hibiscus e inglesa de Yuzu con almendras de Begoña Rodrigo, Merengue apio y limón de Vicente Patiño y buñuelo de calabaza y flan de trufa firmado por Ricard Camarena.



La fiesta, todo un éxito de convocatoria, congregó a más de 140 asistentes y estuvo amenizada por música en directo.

La Noche de la Gastronomía Valenciana es uno de los platos fuertes de Valencia Culinary Festival, un evento dedicado a la alta cocina en el que no faltan almuerzos y cenas a precios especiales (desde 50 hasta 150 euros), menús a cuatro manos, estrellas invitadas, catas, maridajes, master classes y charlas sobre gastronomía. El almuerzo de clausura (que tendrá lugar el domingo 10 de marzo en el Mercado de Colón) volverá a congregar a los cocineros valencianos y, también, a los chefs internacionales participantes en esta edición: los austriacos Richard Rauch (de Steira Wirt), el sueco Mikael Svensson (de Kontrast), el italiano Ciro Scamardella (de Pipero) y el español Óscar García (de Baluarte, Soria).



Más información y reservas en: www.valenciaculinaryfestival.es


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates